Con un importante marco de asistentes, se realizó el III Congreso Internacional de Familia: “La familia frente a las adicciones” organizado por el Instituto para el Matrimonio y la Familia de la Universidad Católica de Santa Fe.

Esta edición contó con el apoyo del Equipo Arquidiocesano de Pastoral de Adicciones, la Fundación Renacer, la Asociación Nazareth, Cambio de Hábitos, Narcóticos Anónimos, FOS (Feria de las Organizaciones Sociales), La Fazenda de la Esperanza, Comunidad de Vida El Buen Samaritano y el Grupo de orientación y ayuda en adicciones para familiares, amigos y adictos “Corazón Misericordioso” de la Parroquia Nuestra Señora de Luján. Todas ellas instituciones y comunidades de prevención y rehabilitación que trabajaban en torno a las adicciones que estuvieron presentes con stands durante las dos jornadas del Congreso.

La apertura del Congreso estuvo a cargo de Monseñor José María Arancedo, quien destacó el rol de la familia y la necesidad de generar espacios de reflexión en torno a esta problemática cada vez más presente en nuestras comunidades.

Seguidamente, el Dr. Juan Manuel Burgos, profesor español especialista en filosofía personalista, disertó sobre “Familia e identidad. El papel de la familia en la formación del sujeto”, realizando un recorrido por la definición de roles dentro de la familia y la importancia de éstos en la conformación de la identidad de las personas.

Luego llegó el turno de Monseñor Jorge Lozano, Obispo de la Diócesis de Gualeguaychú y Presidente de la Comisión de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina, quien destacó el crecimiento de las adicciones fundamentalmente entre los jóvenes, y planteó la importancia de fortalecer a las familias para poder hacer frente a esta realidad. En este sentido, recordó que desde la CEA se ha señalado la necesidad un abordaje integral del problema: la creación de centros de atención para los adictos, la prevención y la educación de los jóvenes para que tomen real dimensión de los peligros a los que se enfrentan.

A continuación, la Dra. Solange Rodriguez Espínola, investigadora del Observatorio de la Deuda Social Argentina, Especialista en temas de salud, recursos psicosociales y adicciones de la UCA, presentó un informe del Barómetro para el Narcotráfico y las Adicciones referido a la situación sobre las adicciones severas en el hogar y específicamente el consumo de sustancias en jóvenes de Santa Fe y Rosario, con respecto a lo que dicen consumir y la situación propia del abuso de sustancias, así como el conocimiento y la opinión que tienen los padres sobre el consumo. Este informe se realiza sobre la base de una investigación llevada a cabo en los meses de septiembre y octubre de 2015, a 400 jóvenes y 100 padres pertenecientes a las citadas poblaciones.

La jornada concluyó con la entrega del Doctorado Honoris Causa al Dr. Cristian Conen, y su clase magistral “La educación para el amor sólido como clave de salud personal y social”. Conen, Doctor en Derecho Matrimonial y Master Universitario en Matrimonio y Familia por la Universidad de Navarra (España), actualmente profesor full time del Instituto de Familia de la Universidad de la Sabana (Colombia); en su exposición incitó a protagonizar una verdadera “rebelión educativa centrada en el amor sólido” tanto desde la familia como desde la escuela y la universidad.

El día sábado, la actividad se concentró en la puesta en común de experiencias de las instituciones que acompañaron el Congreso. La primera disertación la realizó el Lic. Federico Miskov y la Lic. Natalia Olivero de la Asociación Civil ABRA, quienes brindaron herramientas para la prevención y afirmaron que es la familia es lugar donde empiezan y terminan las adicciones.

Luego, se realizó un panel con instituciones de recuperación y apoyo a personas con adicciones y sus familias, en el que se expusieron testimonios tanto de adictos recuperados como de profesionales que coincidieron en concluir que la única manera de lograr la recuperación de una persona que sufre una adicción es con el compromiso y la ayuda de sus vínculos familiares y afectivos.

Como cierre de la actividad, los Dres. Gastón Mazieres y María Cristina Ravazzola, de Proyecto Cambio afirmaron que “la familia sola hoy no puede”. Desde su experiencia en la Fundación Proyecto Cambio, programa ambulatorio de Rehabilitación, trabajan con grupos de pares que sostienen a los padres, a los abuelos, a los hermanos y a los amigos generando una red de contención y apoyo que permite a la persona adicta descubrir que es valioso para su entorno y que aferrarse a la vida tiene sentido.